domingo, septiembre 11, 2005

Internet y la ubicuidad del tiempo y el espacio

Hace algunos años atrás, en diciembre de 1999 se llevaba a cabo en Chile la elección presidencial y, el candidato de la Concertación de Partidos por la Democracia, el socialista Ricardo Lagos, veía cómo la oportunidad de ser presidente del país se frustraba con el avance de su contendor Joaquín Lavín, representante de la derecha política agrupada en el pacto Alianza por Chile. En tal ocasión, un grupo de profesionales, la mayoría pertenecientes a la comunidad de la Pontificia Universidad Católica de Chile, gente que participó en el movimiento estudiantil anti-dictatorial en la década de los ochentas, se reunieron en el mítico restorán "La Habana Vieja" en la calle Tarapacá en el casquete antiguo de Santigo, para recuperar antiguos lazos de amistad y sobre todo para apoyarse mutuamente para enfrentar la segunda vuelta presidencial, ya que el temor de que se instalará en el país un gobierno con las mismas características del regimen militar era evidente. Todos sabemos que Ricardo Lagos ganó la segunda vuelta y se convirtió en el Presidente de todos los chilenos y chilenas, otro día comentaré lo que esto me parece, pero esta introducción es importante para contar que en aquel encuentro, ocurrió algo más, una experiencia instalada en la intrahistoria de la gente, ese día comenzamos a escribir la historia de la generación de los ochenta de la UC...

Un año antes, yo había terminado mi libro "La Montaña", un poema transgenérico, que contiene trozos de poesía, relatos, cartas, y diálogos que personas vivas o muertas al lado de las cuales viví, amé, combatí y en ciertos aspecto morí... buscando fotos de los ochentas llegué a conversar con Ricardo Carrasco Farfán, hoy en día director de programas de televisión, y que escribió, produjo y dirigió su obra prima, la película "Negocio Redondo" que lo puso entre los mejores directores de cine del país, pues éste se interesó por mi libro y me pidió que se lo enviara por Internet, cosa que hice y olvidé... pasó un año y una noche de invierno me llama Ricardo y me dice que está con unos amigos leyendo mi libro y que están muy emocionados, porque éste le trae a la memoria vivencias que ellos creían olvidadas, rápidamente me propuso que hiciéramos una página web -pensé para mis adentros que el tipo estaba haciendo una oferta al vuelo y que probablemente al día siguiente olvidaría el asunto- La verdad es que después de un mes me volvió a llamar insistiendo en la propuesta. Efectivamente, creamos un proyecto que en sus comienzos se llamó "Proyecto Oriente" y que posteriormente se convirtió en la revista electrónica www.ciberokupa.cl

Este espacio con el tiempo se ha constituido en un Campus Oriente virtual, que ha guardado los pensamientos de la generación, y que por momentos ha levantado los sentimientos filiales que un día construimos entre todos y todas...

La noche de encuentro en "La Habana Vieja" recogimos alrededor de 120 nombres y direcciones electrónicas que posteriormente incorporamos a la base de datos de la página web, al principio Ricardo usó sitios gratuitos, por lo que la URL de la página era larguísimo, posteriormente al ataque a las torres gemelas los buscadores instalados en los Estados Unidos que son los que ofrecen estos espacios gratuitos bajaron de la red todos aquellos sitios que publicaran artículos considerados "ofensivos" para la dignidad norteamericana. Al respecto, quiero decir que los editores del Ciberokupa solidarizamos con el pueblo norteamericano, pero al mismo tiempo abrimos un espacio de discusión acerca de por qué ocurrió este atentado, sobre todo abrimos un espacio para conocer la mirada del mundo del Islam acerca de la intervención norteamericana..

Durante 4 años, gestioné la comunidad del Ciberokupa, en ese tiempo nacieron bebés, murieron amigos, armamos campañas para donar sangre a gente que lo necesitaba, mientras estábamos a la espera que el mundo político nos volviera a ofrecer una oportunidad de participar masivamente en la vida cívica del país... pero me cansé,porque a pesar de que Internet y las herramientas de comunicación que poseen las plataformas TICs nos ofrecen un mundo en el que podemos vivir simultánemente vivencias emociales distintas y podemos ocupar instantáneamente más de dos espacios a la vez, usando las salas de chat -por ejemplo- la magia de la comunicación social sólo ocurre cuando una comunidad de personas apuestan sus vidas con un sentido similar, en otras palabras cuando todos y todas creemos que somos parte de algo más grande que nosotros mismos, algo así como el pueblo de Dios, la sociedad de la información, el Balhala, el Islam, el Mundo Libre...

A mí me ocurrió que me comencé a quedar solo, pese a todo lo que había escrito, pese a todo mi esfuerzo revisando la correspondencia diariamente, nadie más se incorporó a dicha tarea, de a poco Ricardo se fue concentrando en sus viajes, en su carrera y yo en la mía, las fuerzas se fueron concentrando en el trabajo, en la proyección profesional, en las demandas de la pareja y los hijos, el cuerpo espiritual de la comunidad Ciberokupa se fue difuminando, haciéndose plúmula, entonces a fines de 2003 abandoné el proyecto. Pero ocurrió algo insólito, desde esa fecha hasta ahora, la revista ha tenido alrededor de 1500 visitantes al mes, osea en los últimos dos años -durante los cuales no ha habido gestión alguna- el sitio ha recibido 36.000 visitas, no sólo de Chile sino de países de otros países del orbe.

Entre los textos más leídos se encuentran los trabajos de algunos y algunas de nuestras compañeras acerca de la generación 80 en Chile, que al parecer tiene sus correlatos en Argentina, México y países de Centro América, haciéndonos entender que problamente estemos ante un fenómeno continental, también están los textos de crítica literaria del escritor Miguel de Loyola, y la poesía de Mario Águila, poeta que, pese a su incesante labor de difusión en recintos universitarios, bares y clubes, aún no ha publicado libro alguno, quedando excluido de las Antologías de poesía chilena y, por cierto, están mis propios textos. Pero al parecer Dios y las TICs se dan la mano, ya que como ven el hecho de que exista este sitio permite a poetas, ensayistas, documentalistas o simples ciudadanos con capacidad de expresión buscar a través de este espacio los nexos con personas del mundo que aún no conocemos, pero que por alguna razón están conectados a nosotros por un hilo invisible...

Por mi parte, la experiencia con la comunidad del Ciberokupa, me motivó a introducirme en el mundo de las comunidades de aprendizaje, que vinculadas a las plataformas tecnológicas las llamamos "comunidades virtuales", con tal éxito que me correspondió el honor de dirigir el proyecto Creaula, que fue el segunto experimento financiado por el Ministerio de Educación para enseñar física a 3000 profesores a distancia usando una plataforma LMS, creando 71 comunidades virtuales distribuidas a través del país, que usaron Internet para desarrollar sus actividades pedagógicas y de gestión.

A la hora del resumen, pienso que nada de esto hubiera sido posible sin unas ganas incontenibles de comunicarme con los otros y otras, con las personas que amo y siempre amaré, pero que por las limitaciones físicas de este tiempo y este espacio no puedo tocar ni abrazar, el Nuevo Mundo virtual me ha permitido llegar a mucha gente, entregar y recibir amor a manos llenas, dejar una huella para en el tiempo justo otros puedan seguir un camino que ha costado mucho abrir y que intenta enseñar el camino del encuentro con uno mismo y con ello el camino del universo.

2 comentarios:

Shi-Ho dijo...

Uhhhh, que relato,.. siento que tu conección universal es muy profunda, todo lo que has logrado viene, de seguro, de tu pureza y real interés en entregar al mundo un aporte verdadero, pleno... Nada es casual amigo mio, tus vivencias y todo tu universo, tienen una realación predestinada con tu vida...

Indagaré intensamente el la "Ciberokupa", eso de analizar objetivamente, con altura de miras, todos los temas, es... nosé, genial, comprender el actuar del Islam, sin esa visión humana común, nos lleva a entendre el TODO y por supuesto estar sobre todo... Gracias por postearme y estampar allí, tu magna sensibilidad

saludos, Atcharya

dulcegatoazul dijo...

En el fondo fondo la vida pasa y cada cual siempre vuelve a sus propias ocupaciones, lo que queda, lo realmente valioso y edificante es saber que pudiste contactarte, que pudiste expresarte, que pudiste provocar un acontecimiento, mover un algo en el corazón o la mente de un alguien. Cuando uno comienza un proyecto de caracter divulgativo y participativo, es eso lo que más se valora.

Te dejo un abrazo.
Cz.