jueves, julio 26, 2012

LA PROPUESTA CIGA
Gestión de Calidad para
Instituciones Educativas
Sonia Lavín, Silvia del Solar, Michael Fischer, Julio César Ibarra. 2002 . 87 páginas.



Asegurar que los aprendizajes que en las instituciones se intencionan no sólo se produzcan, sino que tengan la calidad que hoy se requiere, es una problemática crucial para el mundo educativo. Este texto aborda dicho desafío, construyendo el concepto de calidad de la educación desde un punto de vista histórico y desde la perspectiva que impone el cambio de época a la educación .
El libro plantea que los aprendizajes de calidad surgen a partir de una gestión educativa que logra articular todas las dimensiones del quehacer escolar.
El Modelo de Gestión que se presenta no sólo permite visibilizar estas dimensiones, sino que aporta criterios orientadores, tanto para el análisis de la gestión educativa, como para la orientación estratégica de los cambios.

En el PIIE: Dalmacia 1267, Providencia Santiago.
Fono:
56-2-209 6644 - Fax 204 7460.
LOM Ediciones: Librería Barrio Concha y Toro, Maturana 19 - Santiago
Fono: 56-2-688 59 21 - Fax 6966388

lunes, julio 23, 2012

"Oropolí, El Paraíso, Honduras" por Julio-César Ibarra

Betío en el patio de su casa.
Oropolí, quizás sea el lugar más caliente que ha visitado en mi vida y sin embargo la gente es tan cálida, que siempre dan ganas de volver. En Chile existe un programa de cooperación internacional, mediante el cual dos países más desarrollados ayudan a un tercer país a desarrollar su capital humano, es así como las agencias de cooperación de Chile y Japón apoyan a Honduras en el área de educación.  En este campo, el Proyecto Da Vinci, la consultora que dirigía en aquella época, fue contratada para ayudar a fortalecer el Modelo Sintético para la Educación Básica desarrollado por la agencia japonesa en Honduras, en el componente comunidad.
(Ver más... ) http://jcibarracronicas.blogspot.com/2012/07/oropoli-el-paraiso-honduras-por-julio.html

sábado, julio 14, 2012

"Manifiesto" por Gastón Soublette

Gastón Soublette en su departamento de calle Carmencita
Hay momentos en la vida en que es preciso esperar, no adelantar ni meter la mano; tan sólo dejar que las corrientes de la vida vayan dando forma a las cosas. Hay otros momentos en que no es prudente dilatar la espera sino tomar la decisión y actuar sin más. Hay otros momentos en que nos damos cuenta de que los acontecimientos que nos comprometen a todos, desde hace mucho tiempo vienen gradualmente cargándose de gravedad y peligrosidad hasta volverse amenazantes. Cuando la virtud y la sabiduría parecen haber desaparecido del mundo, mientras una moral hipócrita y una ideología insensata ocupan su lugar. Cuando la injusticia y la corrupción lo invaden todo y el orden mundial amenaza ruina, mientras se elevan los más altos rascacielos y el quehacer humano degenera en un puro negocio de consumo y tecnología, y una minoría exitosa y despiadada acapara la mayor parte de la riqueza del mundo. Cuando ochocientos millones de seres humanos no tienen acceso al agua y sesenta millones de ellos perecen al año de inanición. Cuando se desata en todas las latitudes el espiral de la violencia delictiva y terrorista y, a causa del crecimiento industrial se contaminan los aires y las aguas y se desarticula el ecosistema del mundo, alterando el clima y provocando catástrofes de creciente poder que ponen en riesgo la supervivencia de la especie humana. En esos momentos, lo que corresponde hacer es movilizar la suficiente fe y el suficiente coraje como para enfrentar la evidencia de que ya no podemos seguir nuestro trajín habitual por calles interminables como si aún quedara tiempo disponible para continuar aguantando ese rutinario día a día. Porque hay momentos en que tú necesitas encontrarte a ti mismo entre tantos extraños, y caer en la cuenta de quien eres realmente en ese contexto, y sin creerte un iluminado, reconocer, sin embargo, que una porción de espíritu te ha sido dada, y que eso, es decir, el misterio, es lo que te hace vivir. Eso está por sobre tus faltas y caídas, porque si bien no puedes decir con certeza cómo será ese mundo que deseas para ti y los tuyos, estás seguro, si, de que no perteneces a este mundo de amos y esclavos del dinero, que no tienes cuota alguna de poder para explotar a otros, ni deseas alterar ni manipular la naturaleza para sacar provecho de ella en desmedro de otros y de la vida misma. Pero esa porción de espíritu que te ha sido dada, no tiene nada que ver con tu esfuerzo ni con tus talentos. Es un don gratuito del cielo que es preciso cultivar y agradecer.

No es que vaya a haber un juicio final… el juicio hace ya mucho tiempo que empezó mientras dormíamos. Hoy nos hallamos en medio de sus más acalorados alegatos. Pero aunque no sepamos quienes son ahí nuestros acusadores, ni nuestros jueces, ni defensores, su finalidad se está cumpliendo, esto es, separar a los unos de los otros. No se trata de buenos o malos, porque ocurre que todos somos fallados, y si de escoger se trata, sería preferible quedar entre los malos, porque a todas luces los buenos son “ellos”, y si te arrimas mucho a su tribuna puedes contagiarte con su bondad, perder tu identidad y volverte un peligro para la sociedad. La verdad es que en este juicio se trata solo de quienes aman y de quienes ganan. Así de simple.
A ellos se les ve muy bien concertados. Son vivaces y seguros, como dice el Viejo Chino, porque son ellos los que hacen progresar al mundo. Pero algo les está saliendo mal en el ejercicio del poder que detentan desde hace más de dos siglos, porque ocurre que so pretexto de mejorar la vida están obteniendo frutos de muerte que ya no pueden disimular. Por eso ahora alzan la voz previendo una probable Apocalipsis, para enseguida consolarnos con la buena nueva de que el mismo sistema que nos llevó al desastre es el que puede salvarnos del colapso, pero a condición de que sus ganancias no sufran menoscabo.
En cambio a los otros se los ve muy desconcertados, en nada seguros ni vivaces, viviendo en los nichos de existencia, modos de hacer, espacios mentales y economías que otros les han fijado. Da la impresión de que los tienen cogidos por el cuello, porque “ellos” parecen haber ganado al fin su guerra… Un triunfo bastante poco honroso hay que decir, porque a pesar de todas las precauciones que tomaron, el fermento letal que pusieron en su obra sube ahora a la superficie a la vista de todos.
Pero ¡cuidado! Este es precisamente el momento de la gran tentación, porque si bien no se escucha, ya todos dicen para si: ¡Sálvese quien pueda!
Cuando el carpintero de Nazareth les dice a sus discípulos: “Velad y orad para no caer en tentación”, la noche de su aprehensión, se está refiriendo a la tentación de echar pié atrás, al ver, sin entender, que el maravilloso Maestro, capaz de resucitar muertos, es materialmente vencido por sus enemigos.
Porque en lo que a “ellos” se refiere, bien sabido es que hacen lo que quieren con las masas humanas indefensas, hacen lo que quieren con los árboles, la tierra, los ríos, lagos y glaciares; hacen lo que quieren con el patrimonio. Ellos moldean la opinión pública a su antojo, envían ejércitos a aniquilar pueblos enteros so pretexto de liberarlos. Así puede el mundo volver a ver como se acusa, se humilla, se flagela y se crucifica al modelo del Hombre, ese que todos llevamos dentro como una posibilidad siempre cierta de ser algo más que eso que somos, posibilidad que “ellos” han procurado cerrarnos desde siempre, porque son los peores enemigos de nuestro Cristo, que se han visto en la historia, desde aquellos césares antiguos de todos conocidos.
Es entonces que se impone para ti dar un vuelco de conciencia y entender que tu aparente impotencia ante su poder es también un poder, y más aún, que por esa porción de espíritu que tienes dentro eres invencible, en la medida que quieras darte cuenta de eso y resistas hasta el fin. Eso es lo que se llama fe, y si por la fe eres invencible, es porque la fe se comparte, y si alguna luz obtienes de tu porción de espíritu, es porque ella no te pertenece, porque es del cuerpo de fraternidad que tú integras con otros para humanizar la tierra.
Ahora que has leído esto piensa que algo quedó atrás definitivamente, aunque por el momento no se note; y eso que has dejado atrás es la contaminación que sufrió tu alma por el dominio que “ellos” han ejercido sobre nosotros hasta lograr imponernos sus criterios de verdad sobre las cosas y los hombres. Por eso tu vuelco de conciencia consiste en revalorar lo que ya tienes, eso que ellos simulan ignorar desde siempre porque le temen.

Gastón Soublette
Agosto de 2007

jueves, julio 05, 2012

San Juan de Yanayacu, río Amazonas, Perú, por Julio-César Ibarra

Julio-César e Italo Antonucci remando en el Amazonas.
Terminan las vacaciones y tenemos que retornar a la rutina cotidiana. Algunos privilegiados podemos salirnos por un rato de nuestra vida común y explorar otras posibilidades de vida. Nosotros -Paulina, Antonia, Ignacio y yo- viajamos a la selva. En mi caso, había viajado antes en las alas del proyecto de dos de mis amigos de construir una casa en el río Yanayacu, brazo del Amazonas peruano. Sí, allí podemos encontrar “la casa de los chilenos”, un lugar en donde se puede escuchar canciones de Víctor Jara, poemas cantados y gritados por Mauricio Redolés y otros músicos reconocidamente escuchados en nuestro país.


La selva es atractiva, y como todo fenómeno hermoso tiene su delicadeza y su adversidad. Es un lugar a donde van los exploradores, los naturistas, los antropólogos, los aventureros, los que buscan oro o la fuente de la juventud, El Dorado, y se funden con los nativos, hombres y mujeres que no han abandonado su concepción mágica del universo, personas a las cuales la concepción de progreso les ha traído aflicciones desde que llegaron los de sangre blanca a vivir a estos lugares. Se produce así una mezcla alucinante, es por esto que esta tierra, que constituye uno de los departamentos más grandes del Perú, el Departamento de Loreto, conformado en gran parte por selva y monte y selva y ríos navegables, se convierte en una tierra de sueños. Iquitos, la capital del Departamento, sólo puede ser abordada por aire o por mar. Cuando uno se pregunta por qué estando ya a principios del siglo XXI aún no han construido una carretera, los de sangre blanca responden que por qué los empresarios que se adjudicaron la concesión se robaron el dinero o fueron incapaces de asumir tamaña epopeya, los otros los de sangre roja, en cambio, cuentan que cuando los trabajadores de las empresas comenzaron a talar la selva, la Chuchupi, una de las boas venenosas que se encuentran en estas tierras, una que se yergue sobre su cola para atacar de frente, que no tiene miedo al hombre, que es atraída por la luz o el fuego y que los ataca en la selva alta, mató a tantos que éstos al final renunciaron a su labor civilizadora para salvar sus vidas. Lo cierto es que no hay carretera y por mucho tiempo no habrá. (Ver más)

miércoles, julio 04, 2012

Lanzamiento libro A LA SOMBRA DE LA MONTAÑA